Vista
Pendiente
Título original: About Time
Fecha de estreno: Sin información

Sinopsis de Una cuestión de tiempo

Tim Lake (Domhnall Gleeson) es un joven de 21 años que descubre que puede viajar en el tiempo. Su padre (Bill Nighy) le cuenta que todos los hombres de la familia han tenido desde siempre ese don, el de regresar en el tiempo a un momento determinado, una y otra vez, hasta conseguir hacer "lo correcto". Así pues, Tim decide volver al pasado para intentar conquistar a Mary (Rachel McAdams), la chica de sus sueños.

Equipo técnico

Mejores críticas

Siendo de Richard Curtis, habiendo sido director de Love Actually y guionista de Cuatro Bodas y Un Funeral, Notting Hill y Bridget Jones, las expectativas eran muy altas. Y ya se sabe lo que pasa cuando esperas mucho de una película: corres el riesgo de que te decepcione. Bien. Pues esto no ocurre con Una Cuestión de Tiempo. Pese a las tremendísimas ganas que tenía de verla, salí del cine con la sensación de que todavía era mejor de lo que me esperaba. ¡Y ni si quiera sabía que eso fuese posible! Pero sí, sí que lo fue. Entretenida, divertida, y emocionante, hace que se te escape alguna lagrimilla, y que sueltes más de una carcajada.

No sé quién de todos está mejor en su papel. Domhnall Gleeson (¡Bill en Harry Potter! Pero sin melenita, por favor) consigue que empaticemos con él desde el primer momento, siendo un tío de lo más normal. Salvando que puede viajar en el tiempo, claro. Bill Nighy, al que me esperaba mucho más gamberro, está entrañable. Y Rachel McAdams, además de guapísima con su flequillo nuevo, lo borda. ¡Ay! Casi me olvido de Tom Hollander, genial con su papel de dramaturgo poco correcto socialmente.

Sin duda, en mi top 5 de películas de 2013 :)

Responder 31 0 0 0

Qué difícil resulta plasmar la belleza del día a día más allá de la mera experiencia. El devenir rutinario del presente, la magia del momento, la incertidumbre de nuestros errores. En el placer de lo cotidiano, siempre existe la extraña sensación de peligro que acecha a cada nueva decisión, o el temor a abrir las puertas a nuevas etapas de nuestra existencia. La vida, pese a todo, no deja de ser una búsqueda de la felicidad en sus encrucijadas; una necesidad de encontrar el bienestar propio y el de nuestro universo más próximo. La persecución desesperada del equilibrio entre la sonrisa y el llanto.

Richard Curtis, haciendo uso del recurso narrativo de los viajes temporales, y sin abandonar el campo de la comedia romántica, donde ha cosechado grandes éxitos como guionista (“Cuatro bodas y un funeral” o “Notting Hill”) o como director (“Love Actually”), da un paso de gigante en su carrera con su última creación. Tomando las riendas del guión y de la cámara, Curtis destapa su talento y lo deja volar por la hermosa partitura que es “Una cuestión de tiempo”. Una oda a la vida que se convierte en hermosa sinfonía gracias a una historia cercana pese a sus particularidades. Pese a sus paradojas temporales, hay en la cinta del director británico una cercanía y una sensación de familiaridad y complicidad con el espectador, que mece su narración con el ritmo delicado y amable de su sencillez. Una sencillez que desarma mientras entre sus chistes y golpes de gracia se desgrana una historia que abre sus puertas a las emociones más profundas del público. “Una cuestión de tiempo” no es una comedia sobre el amor… es una película sobre amar la vida con sus errores y defectos, con sus golpes y alegrías, con tu pareja y tu familia, con el mundo y con uno mismo. Narrada con un mimo espectacular, cuidando tanto al espectador como a la obra, tan sólo se puede recriminar a Curtis que pierda ese sentido de la delicadeza en un par de compases de la película por culpa de las paradojas espacio-temporales de las que es esclavo por culpa del argumento.

Sin embargo, todo eso se perdona cuando llegan los créditos finales, y te das cuenta de que necesitas más. Quieres volver a exprimir la película hasta la última gota de su elixir, porque en las dos horas que dura, has amado las imágenes que has visto; has conocido a un reparto en estado de gracia que parece hecho para esta historia (la química entre Gleeson y Mcadams es increíble); y te has dejado llevar por una banda sonora igual de adorable que el resto del conjunto. “Una cuestión de tiempo” es cine del que ensancha el alma. Una cinta de esas que te hacen salir a la luz de día y recordar que pese a todo… la vida no está tan mal.

Responder 19 0 0 0

La sensación tras ver esta película es prácticamente similar a "Una pareja de 3", y eso dice bastante.

Comienzas a ver una película de la que solo conoces la información del trailer, tiene pinta de ser una buena comedia con un toque diferente y grandes actores (Bill Nighy) ademas de ese toque británico, una historia suave pero que por momentos va complicandose y creciendo hasta un nivel emocional que en pocas ocasiones he visto en una película tan "ligera" como esta (entiendase ligera por su estilo, no como algo despectivo). Para cuando termina la película (a un muy buen ritmo por cierto) no puedes mas que quedarte con la sensación de haber visto un peliculón que te deja demasiadas cosas en la cabeza.

¿Recomendada? No. Necesaria.

Responder 18 2 0 0

Una cuestión de tiempo es algo más que la típica película en la que chico encuentra chica y son felices para siempre. Es el reflejo de cómo todos/as tomamos decisiones que inmediatamente después desearíamos no haber hecho; de intentar acabar con todo aquello que nos molesta por pequeñito que sea. Me ha hecho comprender que tanto los detalles como las decisiones forman parte del extremadamente complicado jeroglífico que supone nuestras vidas y resistirnos solo nos quita tiempo de descubrir la respuesta.
Una cuestión de tiempo es algo más que una película, es un canto a la vida.

Responder 14 0 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

50.742 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

255.725 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio