Vista
Pendiente
Título original: Transformers: Age of Extinction
Fecha de estreno: Ya estrenado

Sinopsis de Transformers 4: La era de la extinción

Después de la batalla en Chicago acontecida hace tres años, es posible que los Autobots sigan aniquilando a los Deception con el apoyo de NEST. A pesar de ello, Skyquake resucitará a los Deceptions que estaban muertos con un fragmento de asteroide, estableciéndose en las calles de Dakota del Norte y fulminando a los militares. Con Megatron fallecido y Cybertron demolido, Skyquake tomará las riendas sobre los Deceptions y llevará a cabo la operación Trypticon. Esto les mueve a atacar las grandes bases militares de Estados Unidos y a utilizar unas bombas que les permitirá transformar sus vehículos en Deceptions. Además, tendrán que atacar a los soldados de esas bases para que así no supongan una enorme amenaza, mientras se lleva a cabo la guerra entre los Deceptions y los Autobots.

Reparto

Ver reparto completo

Equipo técnico

Últimas noticias

‘Transformers’ destruye tus películas favoritas

Este vídeo demuestra que si otras películas compartieran universo con los Transformers de Michael Bay no acabarían muy bien sus historias. Ahora que están de moda los universos cinematográficos comp...

Ver todas las noticias

Mejores críticas

Un día del año 201X, en Hollywood...

-Bueno, Michael, ya has hecho TRES películas de Transformers, ni más ni menos, ¿Qué harás ahora?
-Pues tenía pensado rodar un proyecto personal que tengo entre manos llamado Dolor y Dinero. Lo tengo pensado desde hace años y ni siquiera necesito tanto presupuesto como una de los robots estos. El proyecto es una americanada, pero qué le voy a hacer, amo a mi país.
-Ya, el caso es que queríamos que hicieras OTRA película más de los Transformers.
-¿¡Qué!? Pero... ¡Pero si ya he hecho una trilogía entera, he atado cabos, Megatron está muerto, joder! ¡Ni siquiera el pesao de Shia quiere volver!
-Tú quieres dinero... ¿O no?
-... Sí.
-Perfecto. Tu haz tu proyecto personal si quieres, pero cuando acabes vuelve aquí y empiezas a rodar, ya irás pensando qué actores saldrán y todo eso mientras.
-Vale, pero ¿Qué puedo contar esta vez?
-Michael, a ti te van las explosiones. Y las tías. Y la jodida bandera americana. Y todo lo que se te antoje. Si analizamos las cintas, a ti no te va ''contar''. Tú usas pequeños elementos del guión para causar el conflicto y tras batallas y explosiones resuelves la trama al final. Es lo que ha hecho que Transformers 2 y 3 sean lo que son.
-Vale, pero ¿Qué elemento puedo colar en el guión de todas formas?
-Estábamos pensando en meter el Energon...
-Tengo una idea. Llamadlo Transformium.
-Eres un jodido genio, Michael. ¿Actores que salgan más que los robots?
-Obviamente. Estaba pensando en meter a Mark Wahlberg, que saldrá en mi proyecto, a ver si lo puedo colar en este... Y de tías, no sé, cualquiera que esté buena y se considere legal pensar en follársela. Que tenga unos 18 o 19 años.
-¿Y robots?
-Optimus Prime, cómo no, Bumblebee y que siga sin poder hablar, meted a algunos nuevos y decidles a los de efectos especiales que hacen un trabajo excelente haciendo que sea imposible distinguir robots.
-Perfecto. ¡Pues ya está, Michael! ¡Nos vemos en un año para rodar!
-¡Dios bendiga América!

Responder 179 2 0 0

Todos los enlaces en latino... era lo mas lógico dado que en España todavia no se ha estrenado pero... pa que coño ponen castellano. No es lo mismo vivir en la calle de en medio que en medio de la calle, no es lo mismo ser homero que homer las diferencias pueden parecer sutiles pero son realmente grandes. Asi que por favor no poner castellano cuando sea latino.

P.D. para los latinos que no entiendan lo que he puesto no es lo mismo coger un perro de la calle que cogerse un perro en la calle.

Responder 56 3 0 0

Tengo que desahogarme pues me vi en una sala llena de niños durante dos horas y media viendo esta "película" y... joder pase un rato verdaderamente horrible.

Un guión lamentable con inumerables fallos, previsible y con elementos que se sacan como por arte de magia, y te quedas preguntandote y esto, ¿que ha pasado? ¿magia? ¿alienigenas? O, ¿unos guionistas pesimos haciendo de las suyas?

Nada tiene sentido alguno, es acción injustificada, disparos, robots gigantes destruyendo ciudades, peleas... Además que su duración no contribuye a que salgas con un buen sabor de boca del cine, pues la primera hora la soportas pero cuando llevas ya dos quieres que te aplaste la cabeza un Transformers. Eso si aguantas sin recurrir al suicidio, de repente y sin venir a cuento aparece un Dinorobot que escupe fuego cabalgado por Optimus Prime blandiendo una espada gigante, lo que creo que le quita todo posible criterio cinematografico a la película.

No merece la pena verla, a lo mejor a un niño de 10 años le puede entretener pero a alguien con cierto criterio cinematografico le puedes ahorrar una tortura de mas de 2 horas y media. Lo único salvable la canción de Imagine Dragons - Battle Cry, pues el resto de la banda sonora ni siquiera es buena.

Responder 28 4 0 0

Michael Bay orquesta la madre de todas las batallas digitales dando forma a un espectáculo que apabulla por su libertad creativa.


Transformers: La era de la extinción es la factura que Michael Bay debe pagar por los excesos de Dolor y dinero. Si bien el cine del director de Dos policías rebeldes nunca ha sido un ejemplo de autoría y compromiso, al menos en el sentido estricto de la palabra, esta cuarta entrega basada en los juguetes de Hasbro representa su encargo más engorroso y, paradójicamente a la vez, el más libre y defasado. ¿Queréis esto de mi? Bien, pues vamos a liarla.


Uno entra en la sala sabiendo lo que va a ver, y Bay no defrauda. Pedirle ahora sustancia dramática, siquiera coherencia, a una franquicia que es puro ruido y pornografía digital, es lo mismo que exigirle a Haneke música de piano para subrayar las emociones de sus protagonistas. El bueno de Michael conoce el juego de Hollywood y a su legión de fans, así que para qué andarse por las ramas. El menú de esta Era de la extinción es tan previsible como eficaz en sus pretensiones de puro divertimento: alucinantes efectos especiales, montaje adrenalínico, secuencias de acción apabullantes, muchachas ligeras de ropa en uno de cada tres planos, banderas yankees ondeando al viento, Mark Wahlberg luciendo bíceps y un clímax XXL que, como rezaban los antiguos juegos, puede causar un ataque de epilepsia.


Convenientemente adaptada a la amortización de Shia LaBeouf como protagonista humano de la saga, y probablemente también como actor, la trama nos sitúa en un escenario marcado por los postreros acontecimientos de El lado oscuro de la Luna. Ahora Autobots y Decepticons son apestados de la sociedad, perseguidos y desgüazados para diseñar y construir una nueva generación de robots que obedezcan a los hombres. Un perturbado Kelsey Grammer es la mano que mece la cuna. A su lado, Stanley Tucci en modo "soy y parezco un flipado".


Una vieja amenaza alienígena aterriza (literalmente) para complicar la situación, los Dinobots se dejan caer por China y a Mark Wahlberg no le queda más remedio que salvar el mundo. Por el camino, la infartante Nicola Peltz hace manitas con su novio, suda, se embadurna en cualquier líquido a su alcance y desquicia a su padre (Wahlberg), que no la mira precisamente como lo haría un padre. Puro Bay. Puro boyeurismo. Pura exhibición de carne y acero.
¿Una chorrada de historia? Sí, pero vamos, es la tónica de la saga. El macguffin de turno no es sino la excusa para montar una orgía de efectos especiales que brillan poderosamente en el metraje que transcurre en China. Un vendaval de choques, explosiones, caos y destrucción en el que se deja notar el colosalismo de Pacific Rim, aquí pasado por el filtro grandilocuente de Bay y su sentido de "a la espectacularidad por la acumulación".


Transformers 4 podría verse sin diálogos y no pasaría nada, como buena parte del cine comercial norteamericano. Bay es el oráculo de otra dimensión, para algunos críticos, de naturaleza postmoderna, donde la narración tradicional es un lastre para el despiporre audiovisual. Si el espectador actual se distrae con el vuelo de una mosca, consideran los ideólogos de esta teoría, para qué demonios vamos a contarle algo que ya se sabe de carrerilla. Su lugar lo ocupa la narrativa irreflexiva de los juegos, las subtramas falsamente complejas, la superposición de clímax y el goce de recrear mundos y criaturas imposibles. Es la tiranía digital, tómala o déjala. Bay nunca engaña. Y muchas veces, ojo, es el primero que se ríe de sí mismo.

Responder 21 1 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

36.164 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

244.521 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio