Vista
Pendiente
Título original: Gattaca
Fecha de estreno: Ya estrenado

Sinopsis de Gattaca

En un futuro cercano, en La Tierra la perfección genética impera. Los seres inferiores, como Vincent Freeman, cuyo ADN es fruto de una relación natural y no de laboratorio, están condenados al fracaso. Pero Vincent quiere triunfar, y conseguirá esconder su verdadera condición para conseguir su objetivo más ansiado: ser piloto espacial.

Reparto

Ver reparto completo

Equipo técnico

Mejores críticas

Otra de las más votadas de "Tú Escoges la Próxima Crítica" en su I Edición.

En la educación, ámbito al que me pienso dedicar (o éso espero), existe un fuerte debate entre aquellos autores y profesores que opinan que el alumno es sólo un conjunto de factores innatos que cumple una serie de designios (de origen incierto) hasta alcanzar su meta ya pronosticada; mientras que para otros, entre los que me incluyo, el alumno es un producto de una serie de factores genéticos (la menor parte) y unas relaciones sociales que le envuelven y le dan forma como persona (la mayor parte).

Detrás de este debate, aparentemente sin importancia, se esconden más cosas de las que se pueden ver. Por ejemplo, nos encontramos con una reinterpretación del concepto de destino. En la Antigua Roma, tu vida estaba orientada por una relación de suerte que escogían los múltiples dioses que había. Más tarde, en los inicios del cristianismo, el libre albedrío cogió fuerza, pero pervivían conceptos como los designios de Dios, encerrados en frases como: "sólo Dios lo sabe" o "los caminos del señor son inescrutables". Con la reinvención Calvinista del cristianismo, el destino pasó a ser parte fundamental de la filosofía religiosa y, de hecho, las acciones de una persona tendrían, al final, un punto de inflexión que cumpliesen el destino para que naciesen, estando éste escrito en "vete tú a saber dónde". Hoy, en la sociedad de la ciencia y en la que las supersticiones o creencias no tienen lugar (supuestamente), nos encontramos con que el destino de las personas está previsto por el ADN. Una molécula que contiene toda tu información genética, la forma de tus células, tu apariencia física, todo tu funcionamiento interno y, además (según muchos), habilidades innatas para tocar instrumentos, practicar ciertos deportes o otras habilidades que se atribuyen a este nuevo libro de los designios divinos. Sólo decir que los seres humanos y las moscas de la fruta, que no son sospechosas de saber tocar instrumentos o de poder patear un balón, tenemos una coincidencia genética del 61%. Todas las diferencias existentes entre ellas y nosotros están en el 39%, ¿hay sitio para la información que requiere la habilidad de tocar el violín?.

Es aquí dónde los defensores de estas teorías filosóficas encuentran la base para sus actos. Por ejemplo, ideas como retirar el apoyo y la financiación a los alumnos con problemas o de ambientes marginales, ya que "no llegarán a ningún lado", mientras que se debe reforzar, en todo lo que se pueda a los hijos de las clases poderosas, ya que "llegarán a ser algo en la vida, como sus padres". Éstos son los peligros de esta forma de pensar. Al fin y al cabo, éstas cosas no son sólo debates en el aire, sino que tienen repercusiones en nuestra sociedad.

En esta película nos encontramos un argumento demoledor contra esta forma de pensar, muy extendida por EEUU, con sus genes de la violencia, del alcoholismo o del fracaso y del éxito escolar. De una forma muy entretenida nos presentan una historia de superación dónde no había esperanzas, mientras que nos enseñan otra de fracaso dónde todo estaba hecho. Dos historias que se cruzan, una en su ascenso a las estrellas y la otra en su descenso al fuego de los infiernos (quién la haya visto podrá encontrar aquí una metáfora).

Uno de los clichés más usados por los guionistas de cine es la reprsentación de una sociedad del futuro. Sobre todo en lo relativo a la ciencia ficción. Les encanta, y nos encanta, imaginar como serán las tareas y problemas cotidianos en un mundo futuro. Por lo general, en el cine no se les da muy bien el hecho de jugar al Oráculo de Delfos y acaban siendo construcciones de castillos en el aire, con un contenido empalagoso de lo irreal que es y que sólo sirven para entretener un rato. Lo grandioso de Gattaca es que no cae en ese recurso (poco) estilístico y representa un futuro con nuestros mismos problemas: alcoholismo, trabajos estresantes, expectativas excesivas, barreras para el desarrollo de unas personas y puertas abiertas para otras, envidias y situaciones que no nos son tan extrañas.

De los que hayan visto la película, ¿quién no se ha sentido identificado con su protagonista? El que no lo haya hecho es porque nunca ha tenido que pelear por nada, nunca ha tenido que superar límites que no dependían de uno mismo. Barreras como incapacidades físicas, supuestas limitaciones mentales o otro tipo de impedimentos como el origen social o familiar.

Me encantan las películas que detrás de un argumento simple y casi tópico: superación, chica y chico se enamoran..., nos muestran una mayor cantidad de ideas que sólo encuentras si arañas esa superficie inicial. Es lo que yo llamo una "película bombón", ya que tiene capas, cada cual más suculenta que la anterior, hasta llegar a un núcleo mejor que todo lo anterior. Ésta es el ejemplo perfecto de este tipo de filme. Y lo más increíble de ese detalle es que la película se hace disfrutable por todo el mundo.

Las interpretaciones son quizás lo que menos me llamó la atención, por éso de sacarle un poco de punta a todo, muy frías quizás. Sólo el dramatismo de Jude Law me llegó a emocionar, claramente en un registro con el que ahora ya no puede soñar. Sin embargo, la frialdad de la interpretación, resulta un detalle menor en todo el filme.

Un detalle que mucha gente destaca es su final. No se trata de un gran giro de guión, ya que lo dejan intuir a lo largo de todo el filme, pero ¿quién dijo que sólo los finales explosivos son los únicos que pueden ser dignos de mención?. En este caso nos encontramos con una secuencia bastante resolutiva, pero que deja interrogantes en el aire, para echar a volar la imaginación de no mismo. A mí, particularmente, no es algo que me llamase excesivamente la atención ya que me fijaba más en otros detalles de calidad, como el momento, casi al inicio, en el que se producen las mediciones de altura de uno de los hermanos, cargado todo ello con mucho simbolismo. Aunque no se trata de un filme de momentos concretos, es más bien un conjunto bastante armonioso.

En resumen, un ejemplo de lo que una película de ciencia ficción puede ser, no sólo limitándose a introducir inventos y maquinaria por todos lados, con avances tecnológicos increíbles y un vacío de contenido interno inmenso. Un verdadero éxito de los que pasan inadvertidos para el público en general.

Por último, los agradecimientos y dedicatorias, en este caso para:
·.103355.·
·.466425.·
·.95495.·

Muchas gracias a los tres por recomendarme esta película y por participar en el concurso.
Además, muchas gracias a todos los que leéis y votáis mis críticas.

Responder 28 1 0 0

Para mi, un 10... He visto más de 1000 películas y esta es uno de mis cinco dieces. Muy visionaria, y espectacular sentido de futurismo retrógrado, decoran con ritmo la moraleja de superar todo lo insuperable. Lo mejor: todo. El concepto de "genoismo" va a estar a la orden del día en 20 años, la arquitectura, estética y artes modernos de los años 60 para expresar futurismo es un acierto, y vamos, hay algunas escenas para toda la vida. Sublime.

Responder 13 1 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

19.115 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

86.401 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio