Vista
Pendiente
Título original: Inside Llewyn Davis
Fecha de estreno: Ya estrenado

Sinopsis de A propósito de Llewyn Davis

Nueva York, 1961. Llewyn Davis (Oscar Isaac) es un joven cantante de folk que vive de mala manera en el Greenwich Village. Durante un gélido invierno, con su guitarra a cuestas, sin casa fija y sin apenas dinero lucha por ganarse la vida como músico. Sobrevive cantando en pequeños garitos, pero, sobre todo, gracias a la ayuda de algunos amigos que le prestan su sofá para pasar las frías noches. De repente, decide viajar a Chicago para hacer una prueba para el magnate de la música Bud Grossman.

Reparto

Ver reparto completo

Equipo técnico

Mejores críticas

Voy a hacer una breve crítica a la industria cinematográfica a raíz de esta película.
Me compro el número de enero 2014 de 'fotogramas' (más por el calendario que por interés en el contenido) y me pongo a ojear las críticas. La primera que aparece es la de esta película. Le dan 5 estrellas (no es que me fíe demasiado de la opinión de los críticos de esa revista, pero si le dan la máximo puntuación, un bodrio no será). Espero durante tres días a que a CINESA se les ocurra colgar la cartelera del 1 de enero, y me encuentro con que en el único cine de Santiago -los demás cerraron todos, ya ves- no la ponen (era de esperar, casi todo lo que ponen es mierda). Pues miro en el CINESA de A Coruña, y me encuentro con que tiene exactamente las mismas pelis en cartelera. A la mierda mandé al cine. Es que en serio, pretenden que no descarguemos cine, pero no estrenan las películas. Asco me dan, ¿no podían quitar una sesión de 'En llamas' y poner esta peli, que ya la vio todo Santiago?
Ya sé que no tiene mucho que ver y que esto está para hacer una crítica de la película, pero como no la puedo ver y necesitaba desahogarme, escribo esto. Necesitamos que abran los ojos y se den cuenta de que el cine, un arte reciente con poco más de cien años en su haber, va a morir.

Responder 34 0 0 0

Estamos hablando sobre una película sobre un fracasado. Mejor, un superfracasado, capullo, desagradecido, creído. Y aún así es imposible no sentir empatía por el pobre cretino... porque joder; canta de puta madre.

Hacer una película sobre fracasos haciendo sentir al espectador que la vida es una miseria es fácil. Es como hacer una película del alzheimer y que el espectador sienta lastima por los enfermos. Pero hacer una película sobre el fracaso absoluto y que el espectador se carcajee abiertamente es una genialidad.

Esta película no llamará la atención de las masas. No puede entusiasmar a nadie, porque su propia naturaleza lo impide. No intenta satisfacer ningún sentimiento del espectador, no es blockbuster, no es gafapasta, no es familiar, no es friki, es una bala sin objetivo. Ni siquiera puede alcanzar el status de peli culto. Pues no hay grandes impactos emocionales, no hay grandes personajes, ni grandilocuencia. Tiene todas las características de una película de los Coen, donde el dinero gana mucha importancia, los personajes son unos mediocres que no dejan de cagarla y están confusos y surgen malentendidos. Pero sí encontramos un ápice de luz en su visión del fracaso.

En la película los personajes estrámboticos entran y salen, y el que tiene que fracasar, fracasa. El tal Lewin es un ser mediocre que no deja de cargarla y que acaba siendo rechazado por todos. Como nosotros mismos; como yo.

Responder 23 1 0 0

Malditos gatos.
Oscar Isaac, nuestro Llewyn Davis, los odia, y vaya que se le nota. Al final, todos los involucrados en esta película (PELICULÓN) acabaron odiando a los felinos.
Yo los sigo prefiriendo a los perros.

Llewyn es, de hecho, un gato callejero que se apalanca donde puede. Un músico folk —sinónimo de perdedor— que, a pesar de tener talento, como bien le dice en alguna escena F. Murray Abraham, "no veo el dinero en esto".
Como tienen costumbre, los hermanos Coen son capaces de coger una historia negrísima de precariedad, de (no tanto) amor al arte y de patetismo y sacarle el punto irónico y gracioso.

Qué bien está John Goodman, como siempre en las películas de estos realizadores. Es evidente que con los Coen está más cómodo que nadie.
Todos los personajes están de rechupete (la agresiva y siempre bella Carey Mulligan, ojo), incluso Justin Timberlake, que aparece de manera prácticamente testimonial.

Con el paso del tiempo y la falta de costumbre y visionado, había olvidado por completo lo terriblemente buenos que son estos hermanos escribiendo guiones. ¡Una barbaridad de diálogos certeros, punzantes! Prácticamente todas las escenas tocan la maestría.

En estos tiempos, es un gustazo poder ver una película que te trata como a alguien inteligente y no cae nunca en lo facilón, ni en lo aburrido, ni siquiera (gracias) en lo solemne.

El folk no es mi género musical favorito ni de lejos.
Sin embargo, todavía no he visto una mejor película sobre éste.

Responder 14 1 0 0

Bueno, veo que algunos de los críticos dicen que esta película necesita un segundo visionado; ¡uf! para eso creo que habrá que dejar que trascurra el tiempo, porque es pedir mucha paciencia y mucho empeño en encontrar el enganche de esta película.
Yo soy una aficionada a los Coen, son tan buenos relatando historias de perdedores, que ni siquiera Llewyn va a hacer que desista de ver su siguiente obra, pero esta hay que verla dispuesto a sufrir un poco. Incluso en algunos momentos te puedes reír, sobre todo del patetismo.
Una de las cosas que más me llamó la atención fue la mansedumbre felina, Ulises -¡o no!- ese personaje que aparece y desaparece, creo que sirve para retratar la sensibilidad de un cantante demasiado empeñado en ser marginal ¿qué otra cosa podría explicar que decida interpretar esa deprimente canción ante quien tiene que contratarlo? Maravilloso el minuto de Murray Abraham.
Sientes frío en la nieve, sientes agobio en el viaje, sientes la miseria, la soledad, la incomunicación y la falta de objetivos reales, de compromiso con nadie. Yo lo hubiera abrazado en algún momento, pero también lo hubiera abofeteado, porque como suele pasar, su rabia, a destiempo, hace pagar a justos por pecadores. Es difícil querer a este hombre, lo mismo que es difícil odiarlo... (aunque en el viaje de vuelta a Nueva York, tras ese frenazo, yo lo odié un poco -una, que tiene su corazoncito-). No tiene voluntad de salvar a nadie, ni siquiera a sí mismo... en fin: una voz preciosa y una falta de sangre en las venas que puede acabar alterando a cualquiera. ¡Despierta Llewyn! O seguirás siendo un capullo el resto de tu vida, en el invierno más largo y frío de la historia. Salud.

Responder 14 2 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

5.311 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

42.758 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio