Seguir
0%
Finalizada
Pendiente
Emisión finalizada
7 temporadas
Título original: Buffy the Vampire Slayer

Sinopsis de Buffy Cazavampiros

La joven Buffy y su madre se mudan desde Los Ángeles a la localidad de Sunnydale. En el subsuelo del pueblo habita el Maestro, el más antiguo y poderoso vampiro que existe. El Maestro está atrapado en el punto místico llamado La Boca del Infierno, que el Maestro trato de abrir cuando, por causa de un terremoto, quedó atrapado, ya hace décadas. En Sunnydale Buffy también conoce a Willow y Xander, que se convierten en sus amigos y que, sin querer, la tendrán que ayudar en su lucha contra el Maestro. Xander se enamora de Buffy desde que la ve por primera vez, sin darse cuenta que Willow, su mejor amiga, lo ama desde niños. Además esta Giles, el bibliotecario de la escuela, que es un Vigilante u Observador, que desde siempre se han dedicado a entrenar y guiar a las Cazadoras, pero sin intervenir directamente en la lucha contra los vampiros. Además Buffy conoce un misterioso aliado, de nombre Angel, del que se enamora. Pero es un amor imposible, pues Angel es un vampiro, aunque por una maldición gitana recobró su alma y ahora lucha contra ellos.

Reparto

Ver reparto completo

Equipo técnico

Últimas noticias

El regreso a lo grande de Joss Whedon a la televisión | Cinéfilos Frustrados

La HBO anuncia el regreso de Joss Whedon a la televisión con The Nerve. Y desde Cinéfilos Frustrados lo celebramos con ansia.

Ver todas las noticias

Vídeos

  • Once more with feeling, behind the scenes
    Once more with feeling, behind the scenes
  • Buffy the Vampire Slayer   Joss Whedon on "Passion" (Season 2)
    Buffy the Vampire Slayer Joss Whedon on "Passion" (Season 2)
  • Buffy... Make a Musical "Rest in peace" James Marsters
    Buffy... Make a Musical "Rest in peace" James Marsters
  • Best Xander Moments
    Best Xander Moments
  • Heartbreaking Moments of Buffy The Vampire Slayer
    Heartbreaking Moments of Buffy The Vampire Slayer
Ver todos los vídeos

Mejores críticas

La he visto por primera vez este verano y solo puedo decir que ahora entiendo lo que dicen de que está infravaloradísima. Y todo porque la gente se pone a ver las cosas pensando que están cortadas por el mismo patrón y lo que no sea Breaking Bad o Juego de Tronos (dos series geniales) pues es malo, y esta ni te cuento con su look noventero juvenil de serie B (especialmente en las primeras temporadas) y sus guiones absurdos .

Pero uno conforme va viendo la serie se da cuenta de que es tan absurda como real. Creo que es una de las series que mejor refleja temas como la amistad o el amor (te sientes muy identificado con muchas situaciones), deja grandes mensajes y personajes súper carismáticos con un arco de evolución increíble a lo largo de toda la serie. Y qué decir del humor, creo que es la serie con la que más me he reído en mi puta vida.

SPOILER El final es sencillamente épico. "¿Qué vamos a hacer ahora?" dice Dawn...no hace falta que Buffy diga ni una palabra, en su cara se puede leer perfectamente la palabra "Vivir". FIN DE SPOILER

Yo era uno de los que pensaba que era una cutrez, pero a partir de ahora como alguien diga eso delante de mí se lleva una patada en la cara (pero sin pantalones de cuero, eso se lo dejo a Sarah Michelle Gellar). Ojalá Whedon pase de Marvel y haga la película de una jodida vez, yo la he visto ahora, pero los que la vieron terminar hace 10 años ya lo van mereciendo.

Responder 50 0 0 0

Para la gente que critica esta serie por sus efectos especiales o las tramas de la primera temporada, tachándola de infantil:
La grandeza de esta serie no está en los efectos especiales, sino el magnífico guión, que aumenta su complejidad a medida que avanza, pasando de unas tramas más bien infantiles (aunque ya se ve que en el fondo son algo más), a tratar temas serios como la madurez, las responsabilidades, la amistad, la familia, la muerte, la homosexualidad, las consecuencias de nuestros actos, el amor... y consigue, a pesar de ser una serie de una temática sobrenatural, transmitir sentimientos que ni las series realistas consiguen. Con personajes tan bien caracterizados y con emociones tan humanas que es imposible no identificarte con ellos, y que a medida que avanza la serie, maduran y evolucionan enseñándote valores que te hacen reflexionar sobre la vida y crecer junto a ellos.
Esta serie es una pura metáfora sobre el paso de la infancia/adolescencia a la vida adulta, pero hay que saber verla, quitarse los prejuicios y no dejarse llevar por las apariencias.

Responder 43 1 0 0

Vale, vale, vale, vale, vale. Acabo de acabar el último capítulo, así que esto no está muy pensado. Bueno, muchas cosas están muy pensadas, pero no está muy pensado lo que voy a escribir.

Soy bastante jovenzuelo, cuando esta serie se estrenó, yo tenía 2 años, así que estaba demasiado ocupado aprendiendo a vocalizar como para apreciar esta gloriosa maravilla de la televisión.

A ver cómo me explico... Joss Whedon alcanza la categoría de leyenda con esta serie. Y por él empecé a verla. ¿Y cómo conocí a Joss? Bueno, para ser sincero, por lo mismo que la mitad de los de mi quinta. Los Vengadores. Ya, ya, ya sé lo que vais a decir. Tiene muchas más cosas. Y por ahí voy a seguir. Había oído hablar de Firefly, y al ver que era suya me la vi, porque seamos sinceros, el tío hizo un muy buen trabajo con los héroes de Marvel, y aún así, leía por todas partes que su mejor trabajo estaba en la televisión, así que.. me vi Firefly. Dios Santo de mi vida. Una obra de arte no, lo siguiente. ¡Maldigo a la Fox todos los días por una cancelación tan temprana!

Total, que empecé a mirar la carrera de este hombre. Y me encuentro con esto. "Buffy Cazavampiros" Y pienso "¡Esta la conozco, la he visto alguna vez de pequeño!" y claro, yo había visto algún capítulo suelto de las últimas temporadas sin ningún contexto, trasfondo, ni capacidad de entendimiento con los 6 o 7 años que años que tendría por aquel entonces. Así que miro un poco en google y veo las palabras "serie de culto" repetidas por todas partes. Tendré que verla ¿no?. Joder, sí. Claro que sí.

Empiezo la primera temporada y a pesar de que algunos de los capítulos son estrafalarios (insecto gigante, robot... ¿Y los vampiros? ¿Dónde se han metido después del piloto?) te encandila la estética, el guión, el sentido del humor. Y los personajes. Luego hablamos de los personajes. De momento voy a decir que la temporada, la más corta de todas, queda atada y bien empaquetada de una forma espléndida, dejando la puerta abierta a una segunda. Y menuda segunda. Personalmente, mi favorita de la serie, pero bueno, claro, para gustos los colores.

Creo que es en esta segunda temporada cuando la serie se define. Creo que es cuando nos damos cuenta de lo enorme que es Buffy. Es cuando los personajes que se introducen, lenta pero firmemente, en la primera temporada toman auténtica fuerza. Es cuando te das cuenta de que a Joss Whedon no le importa (y no le cuesta nada) conjuntar oscuridad y humor, ingenio y terror. No terror de una película que no te deje dormir por la noche, si no terror por los personajes. Porque sabes que no están a salvo. Sabes a lo que se enfrentan, y a lo que se van a seguir enfrentando durante toda la serie. Diría que puedes ver dolor en su forma más pura en los personajes... pero la verdad es que no, no todavía. Hay dolor, y mucho. Pero no es nada con lo que está por venir en el futuro. Tercera temporada. Igualmente brillante.
Los personajes se desarrollan más allá de las pantallas. Puede que no nos demos cuenta al principio... pero los conocemos.
Conocemos a Giles, sabemos que es un hombre honorable, sabemos que es una figura paternal, sabemos que es un maestro y un guerrero, sabemos que es un erudito y un líder, y sabemos que carga también con una gran oscuridad, severidad y dureza. Uno de mis personajes favoritos, por su sabiduría y templanza. No necesita alzar la voz, no necesita hacer nada para imponerse, porque en el momento en que habla, todos le escuchan. Es el hombre que tiene todas las respuestas, es al que se acude cuando hay un problema.
Conocemos a Xander y sabemos que es un ser humano. Todos lo son, claro, pero sabemos que él es el más humano de todos. Tiene sus faltas, su comportamiento, a veces estúpido, a veces egoísta, pero en el fondo, son errores, no es mala persona. Lo sabemos, sabemos que es un amigo, que estará de pie junto a Buffy cuando no haya suelo sobre el que estarlo. Comete errores, como todos y cada uno de nosotros, e inmerso en un mundo lleno de los más pavorosos horrores... al que se enfrenta con sentido del humor. Esa es su fuerza, esa es su naturaleza. Cuando todo es sombrío y aterrador y el futuro está oscuro... Xander sabe levantar el ánimo.
Y por último (por ahora), Willow. Oh, Willow, mi Willow. Allyson Hannigan. Es sencillamente... Willow. Claro, el que lea esto y no haya visto la serie no lo entenderá. Pero Willow es brillante e inocente, cándida y adorable y da igual cómo de mal estén las cosas. No importa. Willow no dejará de empujar sus límites, no dejará de intentar arreglar las cosas. Y no sé como lo hace, pero todos los personajes que la rodean se vuelven genuínamente únicos. Simplemente te gustan, te gusta como son. Oz y Tara, e incluso Kennedy, aunque estuviese poco tiempo. Se hacen querer, por mérito propio, por supuesto, pero creo que Willow hace que se ensalcen, que se crezcan, que solo por relacionarse con ella desarrollen su pleno potencial. Los hace brillar.

La tercera temporada está cargada de muchos matices, tiene un villano carismático y será determinante en la definición de Buffy.

Oh, claro, Dios ¡no he hablado de Buffy! Sarah Michelle Gellar, aunque a veces queda eclipsada por unos compañeros extraordinariamente carismáticos, no se queda atrás. La chica sabe como robar una escena. Puede estar en el fondo, derrotada, oculta en la sombra, olvidada y rota, con el mundo quebrándose bajo sus pies, pero chico, cuando la Cazavampiros alza la voz, sabe hacerse oír, y no hay hombre, bestia, dios o demonio que no sepa lo que se le viene encima cuando eso ocurre. Su personaje está compuesto por dos naturalezas. Buffy, la humana, sensible, sobrecogida por una realidad contra la que tiene que luchar día a día, da igual si es el instituto o un demonio escamoso y terrible. Está en una lucha constante, y eso desgasta. Su otra naturaleza es la cazadora. Con esto no digo que se ponga un traje de lycra y una máscara, no, no es ese tipo de heroína. Me refiero a que su otra naturaleza es la que abraza esa lucha constante, la que ha nacido por y para ella, vive rodeada de muerte, es la naturaleza guerrera que se afila y se crece en la batalla. Dos naturalezas contrarias, que están en conflicto. Esa es Buffy.

Al menos lo es durante un tiempo, porque si hay algo que Whedon sabe hacer (y hay bastantes cosas), es desarrollar a sus personajes, de forma lenta, paulatina y realista. Tanto es así que si te paras a pensarlo, y miras a la Willow de la temporada 6, la comparas con la de la temporada 1 y piensas "¡no hay forma en que Willow hubiese hecho eso entonces! ¿cuándo ha cambiado así?" Y la respuesta es... todo el rato.
No ha habido un momento en el que haya cambiado. Ha ido adaptándose de forma sutil a todo lo que sobrevenía, de forma tan natural que si no nos paramos a pensarlo, no nos damos cuenta. Esos personajes están tan vivos como cualquier persona. No somos los mismos a los 15 años que a los 20, aunque 5 años parezcan un intervalo tan corto de tiempo. Whedon retrata ese cambio a la perfección.

Bueno.... iba por la temporada 3 ¿no? Gran villano, gran ejecución, gran tensión, gran interés. No os diré nada más, no estoy aquí para chafar tramas.

Llega la 4ª temporada. He de decir que es la peor con diferencia. Y aún así no está tan mal. El personaje de Riley Finn simplemente no termina de cuajar. No tiene química con los actores que le rodean, ni es un personaje carismático, ni atrayente, ni interesante. Es el gran fallo de la temporada, en mi opinión, y de la serie también. Pero es soportable, porque todavía es Buffy.

¡Ah! se me olvidó mencionar que al final de la tercera temporada surge un spin-off de la serie, protagonizado por uno de los personajes más aclamados de la serie. Si menciono quién, supongo que fastidia un poco la serie, porque os cuento quien se marcha, así que lo mejor será que lo busquéis cuando acabéis la temporada 3. La cuestión es que a partir de aquí yo empecé a verlas en paralelo, porque contienen algunos episodios crossover, haciendo la experiencia del "Buffyverso" mucho más completa.

Dejando eso de lado, la 4ª temporada, aunque personalmente carece del gancho de las otras, sin duda establece algunas bases bastante importantes para el futuro. E introduce al personaje de Tara. Tara, Tara, Tara. Tara es un punto de inflexión en la historia de la televisión, y ya entenderéis por qué lo fue cuando veáis el desarrollo de su relación con algún que otro personaje. Tara es tan encantadora, aunque al principio parezca un poco fuera de lugar, que no tendrás más remedio que adorarla. Es tan tierna y tiene un aire (o aura) tan.... calmante. Simplemente es la clase de persona con la que querrías dejar pasar el tiempo, sin necesidad de estar haciendo... nada.

Llega la 5ª temporada, llega Dawn. ¿Quién es? No puedo decirlo, por lo mismo, fastidiaría la trama. Lo que puedo decir de este personaje es que hay gente que la odia, y gente que la ama. Yo personalmente la adoro, me parece entrañable, y pienso que a la gente simplemente le chocó su aparición, no se lo esperaban. A parte de eso, temporada genial, brillante. Una temporada que trata sobre como enfrentarse a algo que te supera. Y una temporada que incluye uno de los capítulos más artísticos, más increíbles y emocionantes de la historia de la televisión. Sí, he dicho eso, fans de la HBO, de la AMC, y la BBC, (entre los que me incluyo, por supuesto) he dicho de la historia de la televisión. Os reto a encontrar un capítulo de cualquier serie que os llegue más al fondo que "El cuerpo", el décimo séptimo capítulo de la 5ª temporada. Si no os llega al corazón, quizá deberíais buscaros una maldición gitana para que os fuerce un alma por la garganta y llene el hueco vacío que tenéis en el pecho. Una vez hecha esa declaración, la temporada cierra con un final apoteósico.

Y da paso a la 6ª, la temporada de las consecuencias de nuestros actos. Puede que a lo largo de la temporada no veamos a los mejores villanos, excepto algún que otro resplandor de auténtica oscuridad, hasta el final, pero el verdadero villano de la sexta temporada, en palabras del propio Whedon, es la vida.
Sí señores, el mal al que han de enfrentarse los protagonistas es la propia vida. Tranquilos, eso no significa que no haya nadie que se vaya a llevar una patada en el culo, y no significa que no vaya a haber un terrible mal capaz de hacer mucho, pero que mucho daño. También lo hay, pero no es tan importante. Esta temporada cierra el telón con posiblemente los mejores capítulos finales de la serie, eso lo puedo decir. Cuando veas uno, querrás el siguiente ipso facto.
¡Ah! No podía olvidarme de mencionar que, además de ser la temporada de las consecuencias y el villano de la vida, también es la temporada del capítulo musical. Sí, habéis leído bien, esta serie tiene un capítulo musical, y es un CAPITULAZO. Las canciones están escritas por el propio Whedon, que aunque el pobre no cante demasiado bien, escribir no se le da nada mal. Voy a aclamar la voz de Amber Benson (Buscad "Under your Spell - Once again, with feeling" en youtube y escuchad esa maravilla angelical) y hacer una mención a la soberbia interpretación de James Marsters en ese capítulo. Ese capítulo es oro puro amigos, oro.

Comienza la séptima temporada, y con ella el principio del fin de todas las cosas. Con esto me refiero a que es la última temporada, y como tal, es GRANDE. Es ambiciosa, y es la explosión musical tras un muy largo redoble, que ya de por sí ha sido trepidante y emocionante. Y no soltaré prenda sobre ello, porque realmente HAY QUE VERLA.

Como dije al principio, yo a Joss Whedon lo cogí en sentido contrario, empecé por su última obra, y fui hacia atrás en el tiempo (aunque dejé Dollhouse por ahí pendiente, y creo que es la próxima que voy a empezar), pasando por Firefly y volviendo hasta Buffy. Nunca he sido un fanático (o fanboy, como se dice últimamente), pero Joss me ha ganado. Me ha ganado tanto que si, digamos, yo me tropezase de casualidad por la calle con el rodaje de Age of Ultron y estuviesen él y Scarlett Johansson uno al lado del otro, no sabría a quién abrazar. Creo que con eso se entiende el nivel de adoración que este hombre me ha creado, por su cuidado de los personajes, su ingenioso sentido del humor, que no está forzado ni rompe la atmósfera de tensión ningún momento, su desparpajo a la hora de contar historias que contienen tabús, y hacerlas lo más natural del mundo. Este hombre se merece cada fan que tiene en el mundo, y cada uno de sus personajes está tan vivo como el que más. Bueno, excepto los vampiros que no.. bueno, técnicamente no están vivos pero se me entiende ¿no?

Responder 39 0 0 0

Termine de ver esta serie hace ya 10 años, y me encanto. No quise volverla a ver por miedo a que me decepcionara con el paso del tiempo y se borrase el bueno recuerdo.Este verano la he vuelto a ver y puedo decir que es una serie magnifica, con personajes muy elaborados con los que te ries y lloras, una serie que va madurando con cada temporada y que cuando la terminas te deja ese vacio que solo las series buenas dejan. Creo que ahora me gusta incluso más de lo que me gustó cuando era una adolescente.

Responder 31 1 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

10.226 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

41.900 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio