Seguir
0%
Finalizada
Pendiente
Emisión finalizada
5 temporadas
Disponible a la carta
Título original: Cable Girls

Sinopsis de Las chicas del cable

Madrid, año 1928. Las operadoras de la recién nacida Telefónica viven sus romances y envidias dentro de una empresa moderna, reflejo del cambio social de la época. Lidia, Marga, Ángeles y Carlota comienzan a trabajar como telefonistas en el edificio más moderno de toda la ciudad. Para ellas empieza la lucha por una independencia que tanto su entorno como la sociedad de entonces les niega. Su amistad será clave para conseguir sus sueños y juntas irán descubriendo lo que significa la verdadera libertad.

Reparto

Ver reparto completo

Mejores críticas

ALERTA SPOILER
Desde que supe que por fin Netflix España lanzaría su primera serie me ilusioné muchísimo y más cuando el tiempo iba pasando y íbamos descubriendo el reparto: Ana Fernández, Blanca Suárez, Maggie Cirvantos, la dulzura de Nadia De Santigo, Ana Polvorosa, Yon González, Martiño Rivas...Para los fans incondicionales de "El internado" ver a 3 de sus protagonistas justos era un regalo, pero saber que iba a ser un triángulo amoroso protagonista era un regalazo (Julia e Iván no pueden ser más shippeables).

Hace un mes que empezó la cuenta atrás para visualizar "Las chicas del cable", promoción por todos lados, tanto por parte de los actores como por parte de Netflix. Ganas. Ganazas. Y más cuando descubres que la maravillosa Concha Velasco sale ahí. Otro guiño a series españolas como "Gran Hotel" y "Bajo sospecha" al volver a juntar a Yon González con Concha Velasco. Quién fuera Yon. Y quién fuera Concha, la verdad.

Llega día 28, el día esperado. Te comes 4 capítulos por la noche y el resto el mediodía del día siguiente. Allá vamos:

1. Lo mejor de la serie son las personalidades TAN distintas y remarcadas de las cuatro principales chicas del cable. Carlota con su locura, con su activismo, con su rebeldía, con su lucha para dejar de ser objeto de hombres y ser persona. Marga con su inocencia, su dulzura, su transparencia que efectivamente, ha traspasado la pantalla. Alba/Lidia con su coraza, su mentira, su inseguridad a amar de nuevo, a encariñarse con alguien, a crear lazos. Y Ángeles, el ángel que necesita otros 3 para darse cuenta de que su vida no era vida: familiar, sentimental, sensible que ha evolucionado a una mujer luchadora, con miedos pero con sueños (y propios).
2. Me ha gustado mucha la trama de Alba, porque es la única que se desconocía. O sea, sabíamos por los trailers las situaciones de las otras 3 chicas del cable: Marga que abandonaba el pueblo, Ángeles que sufría maltrato físico y psicológico por parte de su marido y Carlota que se enfrentaba a la dictadura familiar a la que estaba sometida. Pero no sabíamos que el personaje de Blanca Suárez escondía tantas cosas. Punto a favor.
3. Homosexualidad. Creo que es la primera relación homosexual(que acaba en trio) en una producción de Bambú producciones, o sea que es de agradecer. Brutal la conexión entre Ana Fernández y Ana Polvorosa. Brutalísima.
4. Amor infinito por el personaje de Julián. Ojalá todos los hombres ACTUALES tuvieran los mismos valores que tiene él.
5. Gran guiño de los últimos minutos cuando Sara se pone la camisa insinuando que no se siente cómoda con su género. Ojalá en la posible segunda temporada veamos más de este sentimiento transgénero.
6. A mí sí me ha gustado el hecho de mezclar música actual para situaciones de los años 20. Por lo que Ana Fernández comentó en una entrevista, querían conectar esas circunstancias de los años 20 con situaciones actuales.

Entrando ya a la crítica real... Me esperaba más. Me esperaba mucho más. Mucho más feminismo, no solamente una pizca, un par de discursos, un par de guiños. Necesitaba feminismo real, un movimiento. Y lo esperaba, verdaderamente.

Además, esperaba que la serie me provocase sentimientos. Esperaba empatizar con cada una de ellas, esperaba sonreír y llorar con ellas. Y no lo he hecho. Solamente cuando Ángeles se despide de las chicas para huir a Barcelona. 1 minuto de 8 capítulos.

Quería más... No sólo quería un triángulo amoroso digno de Velvet. No sólo quería ver a parejas conociéndose un día y amándose el siguiente. Quería un transcurso. Quería que el amor entre personajes traspasara la pantalla, pero no de un día para otro, sino poco a poco, como sería en la vida real. Quería creerme el amor de Alba y Carlos sin pensar que ella está enamorada de Francisco, pero no lo han conseguido.

No sé, esperaba que fuese una serie sentimental, una serie que me encantaría como otras producciones de Netflix que me hacen pensar, objetar, vivir. Pero se ha quedado a la altura de otras series como Velvet, Gran Hotel, Seis Hermanas... series de entretenimiento que se centran en el amor. Yo quería amor real, feminismo y críticas a la sociedad patriarcal, a la privación de los derechos humanos, a las diferencias sociales. Yo quería ver plasmados en los años 20 los problemas que rigen nuestra sociedad actual. He visto una pizca de lo que quería ver.

CONFÍO en una segunda temporada buena. CONFÍO en una temporada más original, con argumentos más originales: el padre de Carlos se muere igual que en Velvet, el amor adolescente como en Velvet, la desquiciada de la mujer de Francisco marcándose varias veces un cristinazo digno de Velvet... Vale que sea la misma productora, pero no sé, originalidad. Quiero emoción, sentimiento... pero real.

Me quedo con la dulce Nadia de Santiago, admirable.

Responder 34 1 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

2.010 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

15.449 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio