Seguir
0%
Finalizada
Pendiente
Emisión finalizada
5 temporadas
Disponible a la carta
Título original: Six Feet Under

Sinopsis de A dos metros bajo tierra

Narra la vida de los miembros de una peculiar familia de Los Ángeles que posee una empresa funeraria. El día de Nochebuena, cuando Nathaniel Fisher (Jenkins) esperaba la llegada de su hijo Nate (Krause), muere en un accidente de coche. La dominante madre del chico, Ruth (Conroy), tiene una aventura. Su hermano David (Hall), un gay que no ha salido del armario, dirige el negocio familiar, y su hermana Claire (Ambrose) es una problemática adolescente que consume drogas. La única persona aparentemente normal de la vida de Nate es Brenda (Griffiths), una apasionada mujer a la que conoce en un avión. Lo malo es que la familia de Brenda es aún más desequilibrada que la de Nate.

Reparto

Ver reparto completo

Equipo técnico

Últimas noticias

Todo lo que no sabías sobre A dos metros bajo tierra

En 2015 se cumplirán diez años del final de A dos metros bajo tierra, la primera serie norteamericana que se atrevió a hablar abiertamente del tema tabú por excelencia: la muerte. Estas son algunas de...

Ver todas las noticias

Vídeos

  • Intro
    Intro
  • Top Ten Six Feet Under Deaths
    Top Ten Six Feet Under Deaths
  • Six Feet Under: In Memoriam   Part 5
    Six Feet Under: In Memoriam Part 5
  • Six Feet Under: In Memoriam   Part 4
    Six Feet Under: In Memoriam Part 4
  • Six Feet Under: In Memoriam   Part 3
    Six Feet Under: In Memoriam Part 3
  • Six Feet Under: In Memoriam   Part 2
    Six Feet Under: In Memoriam Part 2
  • Six Feet Under: In Memoriam   Part 1
    Six Feet Under: In Memoriam Part 1
  • Behind Season 3
    Behind Season 3

Mejores críticas

Me vi incapaz de escribir la crítica ayer al finalizar la serie, porque me quedé realmente conmocionado y reflexivo con el final, pero dejemos el final para el final.


"Six feet under" es probablemente la mejor serie de televisión que se ha hecho jamás. Una serie que se distancia del resto de series al no buscar enganchar al espectador a ella, sino que busca mostrarle la esencia de la vida con toda la crudeza que comporta a través de la muerte. Emotiva hasta grados inmensurables, única e irrepetible, una obra de arte, una serie de culto.
Diálogos inteligentes, personajes muy profundos interpretados magistralmente, crítica social, el cuidado de los detalles, la música, el ambiente, un guión perfecto y el atrevimiento de mostrar ciertas escenas la convierten en una serie inigualable. Una serie que hay que degustar, capítulo por capítulo, y con calma, apreciando los detalles.
Alan Ball nos invita a compartir la vida de la familia Fisher, que posee y vive en una funeraria. Y conviviendo con la muerte, le hace una oda a la vida misma. Terminas por conocer a los personajes a la perfección y compartes con ellos un torrente de emociones y sentimientos, y terminas sintiéndote uno más de la familia. Y es tal la profundidad de la serie que sientes que has convivido realmente 5 años con ellos. La verdad es que solo ha pasado un día desde que la terminé, y ya les hecho de menos.

Pero tarde o temprano todo se acaba... y de que forma más impresionante lo hace ésta serie! Los últimos 5 minutos del último episodio constituyen una de las cimas artísticas de la televisión, y en verdad, de cualquier forma de arte. Consigue ponerle la piel de gallina hasta a la persona menos emotiva.

Una serie distinta, que después de verla entera te cambia y llega a convertirte incluso en mejor persona. Carpe diem.

Responder 82 1 0 3

Breaking bad es como el fast food, la consumes rápido, llena un montón y no podrías parar de comer, pero te olvidas de lo que has comido en poco tiempo. Los Soprano es como la dieta mediterránea, buenos alimentos, comes sano y sabes que esta bien y eso es lo que quieres, te sirve como pauta alimenticia. ADMBT es como estar a dieta, cuesta seguirla pero una vez la terminas te sientes satisfecho durante mucho tiempo.

Responder 70 4 0 0

Pocas veces, muy pocas, las formas de expresión artística trascienden más allá de lo estríctamente cuantificable y se adentran en el terreno de lo inconmensurable. He esperado a ver las cinco temporadas de esta serie para poder valorarla de forma objetiva, cosa que deberían hacer algunos de sus detractores (que afortunadamente son pocos) antes de abrir su boca para emitir el más mínimo comentario despectivo sobre una de las cimas de la historia de la televisión universal.

"A dos metros bajo tierra" es, probablemente, la mejor serie de televisión que se ha hecho y se hará jamás. No creo que Alan Ball, artífice de este milagro, sea consciente del grado de intensidad emocional, profundidad analítica, belleza formal, estructura narrativa y talento interpretativo que impregna cada segundo de esta absoluta obra de arte de la televisión.

Hay que saber mucho de la vida y de los sentimientos para plasmar en una serie tantos temas actuales y enfocarlos desde una visión tan sabia, medida y, sobre todo, con tantas toneladas de sentido común y respeto por la vida y las relaciones humanas.

No existe ni existirá jamás una serie que, con el trasfondo de la muerte, hable de la vida tanto como ésta; que coloque en la boca de sus personajes verdades tan abrumadoras que muchos ni se atreverían a plantearse; que diseccione de raíz creencias sociales absurdas y desfasadas; que atente contra los cimientos de la misma esencia de la existencia para demostrar lo inmensamente equivocados que están muchos al criticar determinadas actitudes; y, sobre todo, que desprecie, con tanta inteligencia y de forma tan sutil, a todos los estúpidos que insisten en ser infelices y en hacer infelices a los demás.

Jamás la televisión mostró la vida de una forma más limpia, pura y clara. Jamás hablando de la muerte se dijo tanto sobre la vida.

Ojalá esta serie fuera de visión obligatoria, y que la gente comprendiera el mensaje que encierran sus maravillosas cinco temporadas: vive, deja vivir y disfruta de la vida porque tú, como yo, un día te morirás. Y nada ni nadie puede ni podrá jamás cambiar eso.

Sublime hasta lo inexpresable. Emotiva, única e irrepetible.

Y atención a los cinco últimos minutos del último episodio de la serie porque constituyen una de las cimas artísticas más absolutas de la historia de la televisión, el cine y cualquier otra forma de arte. Son estremecedores y capaces de poner la piel de gallina a una estatua de mármol.

Que nadie se pierda esta serie, sobre todo aquellos que se interesan por la vida y desean vivirla con la mayor intensidad y claridad posible. Y los que la aman, como yo, que nunca dejen de recomendarla; le harán un favor al mundo.

Responder 36 2 0 0

Acabo de terminar la serie y estoy escribiendo esto con llorera incluida. Tengo que decir, que es una de las mejores series que he visto en lo que tengo uso de razón. Es simplemente la vida misma, el miedo como condicionamiento ante las situaciones que nos va presentando a lo largo del tiempo, la evolución de las personas hasta que llegan al fin de su camino, la lección de que no todo sale como uno quiere, pero hay que aprender a lidiar con ello y no hundirse porque nunca sabes lo que te deparará el futuro, pero sobre todo a saber valorar las cosas, los momentos y las personas antes de que sea demasiado tarde. Hay que agradecer nuestra existencia, y sobre todo aprovechar cada minuto de este regalo que es la vida.

Responder 25 0 1 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

13.628 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

105.399 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio