Vista
Pendiente
Título original: Call Me by Your Name
Fecha de estreno: Ya estrenado

Sinopsis de Call Me by Your Name

Elio Perlman (Timothée Chalamet), un joven de 17 años, pasa el cálido y soleado verano de 1983 en la casa de campo de sus padres en el norte de Italia. Se pasa el tiempo holgazaneando, escuchando música, leyendo libros y nadando hasta que un día el nuevo ayudante americano de su padre llega a la gran villa. Oliver (Armie Hammer) es encantador y, como Elio, tiene raíces judías; también es joven, seguro de sí mismo y atractivo. Al principio Elio se muestra algo frío y distante hacia el joven, pero pronto ambos empiezan a salir juntos de excursión y, conforme el verano avanza, la atracción mutua de la pareja se hace más intensa.

Reparto

Ver reparto completo

Equipo técnico

Últimas noticias

Primeras predicciones para los Oscars 2018

Predicciones Oscars 2018: ¿Cuál será la mejor película? ¿Y el mejor actor y actriz? ¿Qué director ganará?

Ver todas las noticias

Vídeos

  • Trailer España
    Trailer España
  • Trailer España
    Trailer España
  • Trailer España
    Trailer España

Mejores críticas

Visual, musical y estéticamente todo funciona a la perfección, disfrutas del espectáculo que tienes frente a los ojos pero, para mí, no es suficiente. La historia en sí no tiene nada de especial o de nuevo, simplemente es una pareja homosexual con sus amores y las complicaciones de una relación, punto. Me parece una película bonita, que uno puede disfrutar e incluso apreciar mucho, pero no creo que sea nada que no se haya visto o que cuente algo tan épico como para llegar a los Premios Oscar.

Simplemente me esperaba algo más, dado las ''asombrosas'' críticas que he leído del filme.

Lo que sí querría destacar son las maravillosas interpretaciones, sobre todo la del padre de Elio:

''La mayoría no podemos evitar vivir como si tuviésemos dos vidas, una es la maqueta a escala y la otra es la versión final y luego están todas las adaptaciones intermedias. Pero solo hay una, y antes de que te des cuenta, tienes el corazón gastado y en lo que respecta a tu cuerpo, hay un punto en el que nadie se fija en él, y mucho menos quiere acercarse. Ahora sientes pena. No envidio ese dolor, pero sí envidio que puedas sentirlo ahora... Puede que nunca volvamos a hablar de esto. Y espero que no tengas en cuenta que lo hayamos hecho. Hubiese sido un padre horrible si algún día tú hubieses querido hablar conmigo y yo hubiese dejado la puerta cerrada o no lo suficientemente abierta.''

Responder 36 4 0 0

COMENTARIO CON SPOILERS.
Las expectativas eran altísimas y Guadagnino las ha cubierto casi en su totalidad. La película empieza lenta, pero en ningún momento aburre esa primera hora que sirve para introducirnos en la vida y en la cabeza del protagonista. De hecho, este primer acto es bastante necesario para conocer a Elio, su familia, cómo es su vida en esa idílica casa de verano en Italia, y que es lo que desea. Porque Elio desea mucho y todo el tiempo, se mueve constantemente entre ser un adolescente precoz y culto y ser un chaval impulsivo que no sabe como satisfacer la curiosidad sexual que siente y que encuentra su foco de atención en Oliver, un hombre varios años mayor que Elio y que va a pasar el verano en la casa de su familia en calidad de protegido de su padre, un intelectual que cada verano acoge a un joven distinto para que le sirva de ayudante. Al principio Elio siente una mezcla de fastidio y envidia hacia Oliver al que considera un tipo frío y distante, incluso un poco maleducado, pero poco a poco y entre excursiones, chapuzones y verbenas de pueblo, Elio empieza sentirse atraído por Oliver de manera desesperada, neurótica a veces, e intensa.
Puede que la película hable sobre el primer amor, pero también habla de lo que significa crecer, madurar e inevitablemente enfrentarte a la desilusión, a la frustración y a la fugacidad de las cosas que deseamos que sean para siempre. Es increíble como Chalament y Guadagnino consiguen que empatices con Elio, y es tan realista el retrato que hace de la adolescencia, esa época en la que todo se sobredimensiona y cualquier pequeño desengaño parece el fin del mundo. En concreto, la actuación del primero resulta natural, conmovedora, emotiva, de una delicadez y sensibilidad muy cuidadas, y esa escena final con el primer plano de su cara dice tantas cosas como si el actor estuviese haciendo un monólogo. Y todo ello sin caer en la sobreactuación, y hablamos de un actor que sólo tiene 21 años, es que ojo, ya puede estar Gary Oldman fantástico en Darkest Hour, porque este chaval está para que le den todos los premios del mundo. Interpreta a un adolescente al que durante la mayor parte de la película le da miedo rendirse a lo que siente, de una gran vulnerabilidad y que en realidad no es capaz de comunicar todo lo abiertamente que desearía sus emociones, que a veces le desbordan sin que pueda evitarlo, y todo ello el actor te lo dice con gestos, con miradas, con la forma que tiene de moverse durante toda la película. Me ha dejado pasmada.
Pero claro, Armie Hammer como Oliver también está estupendo, y con un personaje difícil de captar porque casi todo lo que sabemos de él es en realidad lo que Elio nos transmite a través de sus ojos de enamorado. Es una incógnita y precisamente a ello debe buena parte del atractivo que genera tanto en Elio como en la audiencia. No sabemos de que pie cojea, es esquivo, a veces indiferente……. Pero claro, todo esto es lo que Elio ve en el y no lo que realmente es Oliver, lo que puede apreciarse en esos momentos en los que la cámara le enfoca a él, sin que se encuentre a ojos de Elio, como la escena en la que está de espaldas a él o cuando lo vemos sólo en la habitación. Durante esos momentos parece que observamos al Oliver de verdad que no es ni tan arrogante, ni tan seguro de sí mismo como parece y que también está lleno de vulnerabilidad, miedos o deseos.
Y luego está lo que hace a la película grande, una verdadera obra de arte, y son esos quince minutos del final. A través de ellos el espectador asiste al dolor de Elio, al final de un primer amor que no puede durar para siempre, y Guadagnino y Chalamente consiguen que te duela, como le duele a Elio, y consiguen que entiendas y te sobrecojas con el excelente monólogo del padre, que dice verdades tan grandes como puños sin necesidad de artificios o grandes aspavientos. Sólo un padre consolando a un hijo con el corazón roto, al tiempo que admite algunos fracasos de su propio pasado. Y para cerrar con broche de oro, esa llamada telefónica de Oliver una navidad después, y la noticia de que va a casarse con una chica con la que ha estado saliendo dos años de manera interrumpida. La reacción de Elio rompiéndose te rompe a ti también, y queda el convencimiento de que lo que para uno fue el primer amor, para otro fue quizá una vía de escape perfecta y maravillosa pero inviable, con fecha de caducidad. Sólo queda ver si Elio ha conseguido entender el consejo de su padre y ha podido darse cuenta de que el amor no sólo tiene una forma, y que a pesar de las circunstancias, las emociones no pueden fingirse y no deben ocultarse y lo que paso ese verano de 1983 nunca van a poder quitárselo. A ninguno de los dos.

Responder 12 2 0 0

Mágica. Cuando ves que dura dos horas y cuarto piensas "madre mía, dónde me estoy metiendo" pero luego resulta que esas dos horas son las más rápidas de tu vida. La historia tiene un ritmo tranquilo, italiano, pero juro que cada vez que se paraba la película para cargar...
Nada en esta película tiene desperdicio: la música, la manipulación de los sonidos, las imágenes...
Y cada vez que un personaje empieza a profundizar en el dialogo piensas que estás perdido, que no entiendes lo que está ocurriendo y de repente, ahí está. Entiendes cada palabra y cada acción. El discurso del padre de Elio es sin duda tan honesto como se puede permitir ser el ser humano.

Responder 11 3 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

1.616 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

5.803 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio