Vista
Pendiente
Título original: Thor: Ragnarok
Fecha de estreno: Ya estrenado

Sinopsis de Thor: Ragnarok

Thor está preso al otro lado del universo sin su poderoso martillo y se enfrenta a una carrera contra el tiempo. Su objetivo es volver a Asgard y parar el Ragnarok porque significaría la destrucción de su planeta natal y el fin de la civilización Asgardiana a manos de una todopoderosa y nueva amenaza, la implacable Hela. Pero, primero deberá sobrevivir a una competición letal de gladiadores que lo enfrentará a su aliado y compañero en los Vengadores, ¡el Increíble Hulk!.

Reparto

Ver reparto completo

Equipo técnico

Últimas noticias

Vídeos

  • Trailer España
    Trailer España
  • Trailer España
    Trailer España

Mejores críticas

En general me ha gustado pero tiene varios problemas, para mi gusto a veces abusan de los gags cómicos que se empeñan en meter en todo producto MARVEL últimamente, hay alguna escena que podría haber quedado muy épica y una coña te saca totalmente del momento, otro fallo es la continuidad en algunos momentos...

P.D: hay al menos 2 escenas post creditos aunque la segunda no merece la pena quedarse a verla... pero bueno


SPOILERS


Al final cuando eomer está luchando y decide cambiar de bando... de dónde saca la capa y las dos metralletas xD en serio que las tenía en una cápsula hoi poi o que?

Me encanta el papel de matt damon en la peli.

Me gustó mucho ver al Dr. Strange.

Responder 54 4 0 0

Pues a mí me parece que ese excesivo toque de humor arruina la peli. Porque vale, una cosa es quitarle seriedad a la cosa ya que es una peli de superhéroes y otra convertila en una comedia. Marvel quiere hacer cada peli diferente y al final son todas iguales, ya teníamos al graciosillo de Tony Stark, luego a los graciosillos de Guardianes de la Galaxia, luego al Spiderman graciosillo y ahora Thor también.

Responder 37 4 0 0

Tenía todos los ingredientes a su favor para ser la mejor y más épica de la saga y aunque por momentos lo consigue, dichos momentos se ven constantemente interrumpidos por algún gag tonto que rompe con la epicidad del momento. Quiero decir, estás viendo al maldito Surtur, un demonio de fuego de un chorrón de metros de altura perteneciente a otro plano dimensional cuyo poder en el Ragnarök es incomparable y mientras tanto Thor y compañía haciendo comentarios jocosos. No sé, es un poco cortarrollos. Aún con eso, puede que sí que sea la mejor de la saga, pero creo que podría haber sido mucho mucho mejor.

Responder 37 4 0 0

Entretenida, pero para mí le ha faltado algo...

Thor no es como los Guardianes de la Galaxia. Thor es épica, es espada y es brujería, es misticismo con cruce de aceros, hechizos y un toque mítico. Estos detalles son los que lo diferencian del resto de productos de la franquicia. Desgraciadamente, en el cine no se ha reflejado de esta manera.

Tras la primera película (bastante acertada aunque con ciertas carencias) se tocaba todo esto que os comento. Es cierto que tuvo sus más y sus menos, pero había trazado una línea interesante que se quedó por desarrollar cuando las protestas y presiones recibidas de las "bien intencionadas" asociaciones de padres americanas hizo que Marvel tuviera que cambiar de rumbo para no presentar a los personajes como dioses mitológicos y ahí se comenzó a fastidiar el invento.

La secuela se transformó en una pseudo space ópera, explicando que los dioses no eran tales "dioses" (nada de naturaleza divina pagana, Odín nos libre), sino una suerte de especie alienígena muy longeva. Las torres de Asgard se poblaron de barcos voladores (¿¿??) y naves espaciales, y el malévolo Malekith dejó de ser un elfo oscuro hechicero para convertirse en una especie genetista extraño al mando de una flota invasora (que ya la quisiera para sí Darth Vader). Láseres, escudos de energía, espadas y lanzas que disparaban rayos como blasteres sustituyeron al acero, al urú y a la magia. Incomprensible, pero cierto. Se podría haber renunciado a la divinidad de los personajes, pero ¿era necesario renunciar al resto?

Esta tercera entrega continúa esa senda (¡qué remedio!) y, aunque es divertida y tiene tollinas a cascoporro que a buen seguro harán disfrutar al fan más palomitero y pijamero, también adolece de la épica que comentaba.

Hela es la diosa de la muerte (como ella misma repite), pero prefieren no aclarar que es la soberana de uno de los nueve reinos (que se mencionan también en la película): Hel, el lugar donde van a parar las almas de los guerreros que no alcanzan el Valhala (lugar al que son conducidos por las Valkirias de Odín, dicho sea de paso, aunque en esta película se vean relegadas al papel de un mero cuerpo de élite femenino. De la valquiria negra ni hablaré, porque si nos hemos tragado lo de Heimdall desde la primera peli, (quiero recordaros que es hermano de Sif, que en este film brilla por su ausencia) no tendría sentido tratar el asunto).

(Solo diré que estoy muy harto de esta necesidad de meter a todas las razas en las películas, aunque no pegue ni con cola, todo por ser políticamente correctos. Dioses nórdicos, pues japoneses y negros pululando por ahí... ¡qué más da! Después hacen una de los dioses egipcios y me meten a un actor rubio con ojos azules, con dos pelot... Y no, no soy racista. No quiero que Pantera Negra sea blanco, como no quiero que Heimdall sea negro, soy así de rarito.)

De este modo, Hela queda relegada a la mala malísima (porque lo dice el guión, aunque la Blanchett esté magníficaaaaaaaa), cautiva porque guarda un gran secreto: (SPOILER) era el rotweiller de papá. No hay magia, no hay hechizos... es una especie de danzarina de la muerte que teleporta cuchillos y se mueve como un bonobo en celo puesto hasta las cejas de speed.

Thor se convierte en una suerte de chistoso graciosillo, al estilo de Star-Lord, y la película pierde cualquier parecido con el cómic original, acercándose más a la versión cinematográfica de los Guardianes de la Galaxia (mucho humor chorra y acción... que a mí me mola, ¿eh?, pero no para Thor).

Una fórmula de éxito no debe explotarse hasta la saciedad ni tiene por qué aplicarse a todos los productos de una franquicia (no, Superman no es Batman, por mucho que los Nolan lo intenten). Precisamente, lo maravilloso del Universo Marvel es la cantidad de matices que posee, desde el más siniestro oscurantismo de la magia más negra, hasta las naves más pulimentadas y brillantes del espacio profundo. Cada una guarda su propio tono, su manera de expresarse ante el público y de llegar a él.

Thor está más cercano al Señor de los Anillos (si preferís, al Anillo de los Nibelungos, y así todo queda en casa) que a los Guardianes de la Galaxia y eso se ha difuminado por culpa de la moralina yanqui. Una pena.

Le concedo un 6, pero mis peores temores tras la segunda entrega de la trilogía se han visto confirmados con esta tercera y última. Y yo que lo siento, aunque me lo he pasado bien con este producto meramente palomitero.

Saludos a todos.

Responder 31 3 0 0
Ver todas las críticas

Puntuaciones

4.485 valoraciones
  • Muy buena
  • Buena
  • Regular
  • Mala
  • Muy mala

Popularidad

14.329 seguidores

Compartir

Acabas de marcar como visto tu primer episodio