Crítica de Juan Delgado en Liga de la Justicia

Me he quedado como "chof". No sé. No puedo decir que no me haya gustado nada, pero es que, joder, admitamoslo, es la puñetera Liga de la Justicia, el primer supergrupo de los supergrupos, la élite de los tipos con pijama y sed de justicia, lo mejor de lo mejor... y creo que la película no les ha hecho... ¿justicia? (Vale, chiste malo).

La verdad es que a pesar de lo desviada que está DC últimamente en materia fílmica (que despidan ya al CEO de la Warner responsable de las adaptaciones de DC, por favor. Lo lleva años pidiendo a gritos) acudí a ver la película con la ilusión de taytantos años de fan pijamero. La película de Wonder Woman logró devolverme parte de la esperanza (a pesar de su excesivo metraje y algún que otro "pero" menor) y era cosa de comprobar si el campanazo lo daba, como estaba mandado, la Liga de la Justicia y, ya os digo, me quedé un tanto desconcertado. Sí, bueno, vale, entretenida y tal, pero... no sé. No me termina de convencer. ¿Dónde quedó la grandeza? ¿Dónde la trinidad de DC? ¿Dónde la épica?

Batman (Ben, por favor, vuélvete a casa y déjanos vivir en paz) ejerce de nexo de unión de un grupo dispar de personajes, como era de esperar. Aunque continúa la senda marcada por las dos primeras películas, la verdad, él lo tenía fácil. Ya estaba bastante planteado y no creo que quede nadie en el planeta que no se conozca su origen al dedillo (aunque solo sea porque lo hemos visto dos millones y medio de veces), pero lo siento, este Batman sigue sin convencerme (Nolan lo hizo taaaaaaan bien...).

Mi adorada Wonder Woman es quizá el personaje mejor adaptado (Hera sea alabada), a pesar de contar con alguna que otra frase patética ("soy una creyente", XD).

Aquaman (no podemos poner otro tío rubio de ojos azules, disfracemos a uno con mechas y lentillas) queda como un personaje anodino. Sí, reparte tollinas como está mandado, pero tiene la trasdecencia de una ameba (chiste malo de nuevo, lo siento).

Cyborg (nunca debieron sacarlo de los Titanes) no está mal del todo, pero también queda pobre con respecto al Vic Stone original. Quizá han faltado algunas películas que desarrollaran más estos personajes antes de unificarlos en un grupo. Lo que resulta un poco imperdonable es que lo hayan convertido en un Iron Man de segunda. Lamentable.

Flash... ¡Ay, Barry, que te han hecho! Uno de mis personajes favoritos de DC (con permiso de Wondie y Green Arrow (el original, no el de la serie adolescente)) y lo han aniquilado casi por completo. Como no era posible otro tío rubio con ojos azules, porque iba a parecer la liga aria, nos lo convierten en un chaval moreno con rasgos asiáticos diluidos. Deja de ser un prestigioso policía científico para convertirse en un niñato payasete, ridículo y bastante ineficaz, porque el solo "empuja y huye, no combate". Ufh... quizá sea el personaje que más me ha dolido ver tan terriblemente adaptado por culpa de las necesidades de lo políticamente correcto y de la sinergia de equipo.

Lo de Superman... lo de Superman es inenarrable.

De Green Lantern ni hablamos, porque después del fracaso de su película, ni asoma por aquí (a pesar de tener un guiño al comienzo con el Cuerpo de GLs). ¿Por qué no usaron al Detective Marciano? Antes del quincuagésimo reinicio del Universo DC, fue el único personaje que estuvo en todas las formaciones de la Liga de la Justicia, sus poderes molan, es un personaje interesante y hubiera aportado un toque de diferenciación curioso.

El enemigo escogido, a pesar de ser un clásico de la época de Jack Kirby, tampoco ha sido, desde mi punto de vista la elección ideal. Es bastante desconocido para el público en general y, ciertamente, se limita a ser un tipo imparable al que, al final, como está mandado, los buenos detienen. Mucho palo y la misma profundidad que Aquaman. Por cierto, apenas se explica nada de él, de dónde procede o por qué cuenta con la ayuda de los parademonios (como se entere Darkseid...).

La Distinguida Competencia (DC, vamos) fue la precursora de los Vengadores y es lamentable comprobar que ahora, intenta adaptar la misma fórmula que los héroes de Marvel para funcionar en la gran pantalla. Parece que a alguien en el mundo del cine se le ha iluminado la mente y ha decidido que la épica sin chistes no puede funcionar. Claro, claro, quedó demostrado con el Batman de Nolan. Enhorabuena, filósofos del celuloide.

El resultado es una película con un guión flojo, confuso e incluso incoherente en algunos momentos (el mejor detective del mundo no es capaz de reconocer a Aquaman a simple vista, y mira que el tío canta, pero tela marinera). El equipo que debería haber brillado con la luz de un sol en la pantalla de nuestros cines se queda en mera estrella fugaz.

Yo le doy un 6 y porque sigo siendo un fan incondicional de los cómics, pero sigo estando un poco en desencuentro con el film.

Saludos a todos.

Responder 17 0 0 0