Crítica de . . en 12 hombres sin piedad

Sin artificios, con un solo espacio, doce actores, hora y media de metraje a tiempo real y un guion genial, esta película logra crear una tensión dramática impresionante. Es una prueba clara de que no hace falta nada más que una buena base para hacer una obra maestra.

Va escalando lentamente, mientras la duda va acechando a esos doce hombres sin piedad. Lo que al principio parecía un veredicto fácil se empieza a complicar cuando un hombre que ni siquiera está seguro de nada empieza a destapar todos aquellos detalles que es más fácil ignorar.

Yo no la veo tanto como una crítica al sistema judicial, sino a la tendencia general de dar las cosas por sentado y tomar decisiones cruciales a la ligera. Los distintos miembros del jurado pueden verse como representantes de varios factores de este problema: los prejuicios, la indiferencia, el egoísmo, el conformismo con la voz de la mayoría, o la falta de razonamiento. Y entre todos ellos, hay alguien que se da cuenta de que una vida humana merece algo mejor.

A medida que la ciega determinación que parecía rotunda y evidente flaquea, los personajes van perdiendo la integridad y seguridad que tenían, y eso queda representado a nivel físico: con la excusa de una noche calurosa, el sudor podría verse como la sombra de la inseguridad, que acaba por atacar también a aquellos que estaban totalmente seguros del veredicto inicial.

Es una de las películas más impresionantes que he visto en mucho tiempo. El guion es simplemente perfecto, y no ha perdido nada de intensidad con el paso del tiempo.

Responder 51 0 0 0
Z Chalou
Los primeros 12 Hombres sin piedad que vi yo fue una obra de teatro en aquel magnífico Estudio 1 de TVE, con José María Rodero. Está completo en Youtube. Espectacular.
Como bien dices, en un espacio atosigante.
3 0 0 0
. .
http://www.youtube.com/watch?v=PJy-_FCWfQ8
¿Es esta, no? He mirado algunas escenas y las actuaciones parecen muy buenas. Me la guardo como pendiente :)
0 0 0 0
Z Chalou
Esa misma. Un lujo de actores.
1 0 0 0
David Rodrigo
Beusapu, me gusta que alguien más haya percibido lo del sudor. Pero voy más allá, no solo me parece "podría verse como la sombra de la inseguridad", sino que se refleja como tal de forma directa, cuando el personaje de Jack Klugman (Jurado 5) le hace al de E.G. Marshall (Jurado 6), un hombre muy convencido de si mismo y carente de toda duda aparente, que no se ha quitado la americana ni parece sufrir el calor como el resto, la pregunta "¿Usted nunca suda?" Recibiendo un rotundo no por respuesta...y unos momentos después, cuando los argumentos arraigan la duda en este personaje, le vemos secarse el sudor de la frente con un pañuelo ante las preguntas del personaje de Henry Fonda (Jurado 8).
0 0 0 0
David Rodrigo
¡Que bien que alguien más se haya fijado en lo del sudor!
No solo me parece que podría verse como la sombra de la incertidumbre, sino que creo que queda claramente reflejado como tal, especialmente cuando el personaje de Jack Klugsman (Jurado 5) le hace al de E.G. Marshall (Jurado 4), un hombre muy convencido de sí mismo, elocuente, con las ideas claras y que, a diferencia de los demás, no se había desprendido de su americana y parecía sufrir el calor, la pregunta "¿Usted Nunca Suda?" recibiendo como respuesta un rotundo "No"...para momentos después, cuando la confianza de este personaje flaquea ante el rebatimiento de sus argumentos por parte de Henry Fonda (Jurado 8), ver cómo se seca el sudor de la frente con un pañuelo en mitad de una evidente expresión de duda
0 0 0 0
. .
Estoy de acuerdo, y justamente es ese ejemplo el que me hizo pensar en lo del sudor como mefáfora de la duda/incertidumbre. Con traje, sin una gota de sudor, totalmente seguro y convencido, cuando empieza a caer el sudor por su frente es como si hubiera caído una muralla.
0 0 0 0
Sí señor
0 0 0 0