Crítica de Alberto Rodeles Criado en Cómo entrenar a tu dragón

Una película genial. Ya sé que está dirigida a un público infantil pero obviemos eso unos segundos. La historia es entrañable y muy bien construida, el argumento algo desgastado pero nunca pasa de moda. Técnicamente es preciosa; hay un colorido espectacular, se ve cada escama del dragón, el humo, las nubes y el fuego de primera y así podría seguir. Ahora, lo que me ha deslumbrado es la banda sonora. Está puesta exactamente donde tiene que estar. Son unas melodías preciosas que acompañan a la imagen y nunca sobran, ni faltan. Simplemente increíble.
La he visto para pasar el rato, pero me ha cautivado y, sin duda, espero impaciente la segunda.

Responder 21 0 0 0