Crítica de maría moreno en A propósito de Llewyn Davis

Bueno, veo que algunos de los críticos dicen que esta película necesita un segundo visionado; ¡uf! para eso creo que habrá que dejar que trascurra el tiempo, porque es pedir mucha paciencia y mucho empeño en encontrar el enganche de esta película.
Yo soy una aficionada a los Coen, son tan buenos relatando historias de perdedores, que ni siquiera Llewyn va a hacer que desista de ver su siguiente obra, pero esta hay que verla dispuesto a sufrir un poco. Incluso en algunos momentos te puedes reír, sobre todo del patetismo.
Una de las cosas que más me llamó la atención fue la mansedumbre felina, Ulises -¡o no!- ese personaje que aparece y desaparece, creo que sirve para retratar la sensibilidad de un cantante demasiado empeñado en ser marginal ¿qué otra cosa podría explicar que decida interpretar esa deprimente canción ante quien tiene que contratarlo? Maravilloso el minuto de Murray Abraham.
Sientes frío en la nieve, sientes agobio en el viaje, sientes la miseria, la soledad, la incomunicación y la falta de objetivos reales, de compromiso con nadie. Yo lo hubiera abrazado en algún momento, pero también lo hubiera abofeteado, porque como suele pasar, su rabia, a destiempo, hace pagar a justos por pecadores. Es difícil querer a este hombre, lo mismo que es difícil odiarlo... (aunque en el viaje de vuelta a Nueva York, tras ese frenazo, yo lo odié un poco -una, que tiene su corazoncito-). No tiene voluntad de salvar a nadie, ni siquiera a sí mismo... en fin: una voz preciosa y una falta de sangre en las venas que puede acabar alterando a cualquiera. ¡Despierta Llewyn! O seguirás siendo un capullo el resto de tu vida, en el invierno más largo y frío de la historia. Salud.

Responder 14 2 0 0
Me gusta mucho tu comentario. Gracias por tus palabras.
1 0 0 0
maría moreno
gracias por las tuyas, un placer.
0 0 0 0
Buen resumen jeje
0 0 0 0
maría moreno
Me alegro de que te guste,, a ti también te cayó bien el gato, ¿eh?
Nos leemos por aquí
0 0 0 0