Crítica de Jose Aldi en El Padrino: Parte III

Nunca he entendido la comparación entre este PADRINO y las dos anteriores. Jamás. Es la lógica continuación, como no puede ser de otra forma. La evolución de aquellos criminales de los treinta (la primera parte) violencia pura y dura. El crímen más organizado, menos visceral de los cincuenta, sesenta (la segunda parte). Y, por fin, el desenlace, el crímen reconvertido dentro de las finanzas (las finanzas son el arma, la política dice cuando se dispara.- dice uno de los personajes). Magistral peliculón, grande Coppola y, joder, ese grito mudo de Al Pacino, ¡ Madre mía! Un diez redondo. Maravillosa.

Responder 13 0 0 0