Crítica de en El club de la lucha

De esta película se han dicho cosas buenas, cosas malas, cosas horripilantes y cosas magníficas, pero casi nunca se han dicho cosas neutras. No es una película convencional, así que puede gustar o puede horrorizar, pero lo que no puede negarse es que las actuaciones son buenas, y que las reflexiones que se plantean tienen un trasfondo real.
Puede que no todo el mundo se sienta identificado con esas reflexiones, pero no podemos negar la evidencia de que hay gente que sí piensa en esas cosas; hay gente que se siente mal, que se siente vacía, que siente la violencia bullendo en su interior y que desearía pegar y/o matar a todo el mundo o a unos cuantos. Hay gente que odia su entorno y su vida gris y rutinaria, y que aborrece la sociedad tal y como está organizada, y esas personas quizá desearían hacer algo al respecto, pero saben que nunca lo harán, ya sea porque no se atreven a causa de las consecuencias, o bien porque les puede la conciencia.
Sea como sea, y en nombre de todas esas personas, esta película se alza como estandarte del submundo que yace bajo el aparente conformismo de la sociedad. Y si uno se pone a pensar en ello, la verdad es que es que se le ponen los pelos de punta.

Responder 37 4 0 0