Crítica de Kris ~ en Dawson Crece

En su momento me gustaba, no es que estuviera especialmente enganchada. De hecho tenía un recuerdo vago de que había rollos sentimentales adolescentes y poco más. Pero me gustaba y teniendo en cuenta que nunca he sido de series o historias en general cuyo único interés o argumento sean las idas y venidas sentimentales de un grupo de jóvenes (soy más de la vertiente fantasía-terror-acción), ya me gustaba bastante. También era difícil estar realmente enganchado a algo en la tv en 1998. Ya me costó sudar sangre eso en su momento con mi cuelga por Expediente X. Y gracias a internet, un día me entró algo de curiosidad y continué. Porque creo que nunca había pasado de la segunda temporada, ni siquiera puedo decir que la viera en orden allá en su momento.
Desde que empecé la revisión había un encanto melancólico en todo ello. Y descubrí que había capítulos que sí me habían marcado aunque no lo supe hasta verlos años después, sonriendo como una tonta con el capítulo de las bromas de halloween, o cuando todos estudian juntos y acaban en la piscina. A la vez tiene un algo distintivo que no supe apreciar en su momento, no lo sé, igual es mi melancolía. Quizás es porque esta es la serie de mi generación como Skins, por decir una, puede ser para los jóvenes de hoy. No se puede comparar, habrá series más intensas, más intrigantes, más adictivas, habrá con mucha calidad creativa y cinematográfica... pero a los que estemos rondando los 30, creo que tiene un rinconcito seriéfilo muy especial en el corazón.

Responder 21 0 0 0
Amen!
0 0 0 0
Ester Quieter
Totalmente de acuerdo.... hasta con lo de mulder y scully!
0 0 0 0