Crítica de Álvaro Faure en Los Pájaros

Alfred Hitchcock es, probablemente, uno de los mejores y más imaginativos narradores de la historia del cine, y con casi total seguridad me estoy quedando corto. No se puede narrar mejor una historia que, quitando dramas romántico-familiares con más interés del que parece a simple vista, no tiene nada del otro mundo y que, muy probablemente, podría ser el argumento de una película cutre de Serie B. Sin embargo, el prodigioso cineasta no sólo sabe narrarla de forma que te intriga y te pone los pelos de punta (qué mal rollo cuando salgo del cine y me encuentro la calle llena de palomas), capturando toda tu atención y haciéndote revolverte en la butaca, sino que da toda una lección del uso del sonido en el cine (esa escena de la casa en la que la tensión la pone únicamente el ruido de los pájaros) y de cómo dirigir una obra maestra.

Hitchcock sorprende con cada película, reinventa, siempre da una vuelta de tuerca a lo que para cualquier cineasta habría sido algo convencional, que habría resultado plano, visto, insustancial y manido... y crea, una vez más, una de esas películas que se enseñan en las escuelas. Lo dicho, este hombre era un genio, y nunca tendrá igual.

Responder 11 0 0 0
Cine Albéniz?
1 0 0 0
Álvaro Faure
Por supuesto, sesión de las 18:00, como un reloj.
2 0 0 1