Crítica de Alvaro Cabrera en Step Up Revolution

Si me dieran a elegir una película para ‘vivir’ en ella elegiría claramente “Step Up Revolution”. ¡Es maravillosa y perfecta! ¿Un slasher? ¡No! Si eres el ‘prota’ y novio de la chica o eres el villano o mueres en el primer acto. ¿Un drama romántico con vampiros? ¡No! ¿Cuatro partes para echar un polvo? No, gracias. ¿Una de acción? No, que te salen callos en las manos… de tanto apretar el gatillo y tirar granadas… Por el contrario, en “Step Up Revolution” se puede vivir maravillosamente. Da lo mismo la diferencia entre clases sociales o no tener trabajo y vivir en una casa cutre o un hotel de cinco estrellas: tendrás el mejor ordenador del mundo y la ropa más cool y a la moda. Te podrás refregar por la arena de la playa con tu novia a la caída del sol mientras los rayos acaban de fulminar en tu piel el bronceado perfecto. No hace falta ir al gimnasio: los abdominales crecen con consumir agua. Tienes consumiciones gratis por el pezón y te ponen una banda sonora molona y súper-súper-guay (de cinco estrellas sobre cuatro) como una canción de M83 para echar un quiqui nocturno en un barco que estaba al lado de otro que se llamaba KIKI. Pero, sobre todo (y todas las cosas y gracias a miles de secuencias de montaje), todo el mundo acaba feliz y con trabajo y futuro en menos de cuatro canciones y coreografías ¿Quién es tan estúpido para no darse cuenta que “Step Up Revolution” es una película maravillosa… para vivir?Encima la película inspiró al 15M y Occupy Wall Street (el guión está escrito antes) por lo que se puede afirmar que realmente ir de progre y revolucionario es en definitiva ser de lo más vulgar y previsible. Si son importunados por algún perroflauta utilicen la incuestionable verdad como argumento: su movimiento está basado en una película de canís que bailan tecno-reggaeton. Y también le cuentan el siguiente spoiler: al final el 15M, como en esta película, se politiza…
Y si me siguen sin creer indicarles nuevamente que “Step Up Revolution” es una película maravillosa… si uno quita los siguientes elementos:
—El amasijo de clichés, tramas chorras y diálogos de manual que envuelven a esos personajes de cartón
—El absurdo monumental de la película en sí con esos vídeos perfectos colgados en youtube como el mejor videoclip con ‘chorrocientos’ ángulos y realmente filmados con una cámara de mierda metida en un mendrugo de pan.
—Los conflictos típico-tópicos-trillados paternales.
—Los secundarios figurantes que tienen que van de ‘modernas’ y son simples maniquís.
—El previsible argumento desgastado como la nuez de una bulímica.
—El ridículo de la policía local y medios de EUU al no identificar a una serie de jóvenes que no se molestan en cubrir sus rostros pese a pretender ir de superhéroes.
—Y, para terminar, extrapolando los peores tics de “Dirty Dancing” y cambiando los escenarios para eludir el plagio…
Quitando todo lo anterior, efectivamente “Step Up Revolution” es una película maravillosa… para vivir.

Responder 4 0 0 0
todo lo demás pase pero decir que la escena del museo de bellas artes es tecno-reggaeton es pasarse un poco,¿no te parece ?
1 0 0 0
airam g
Es una película en la que prima el baile, no le des más vueltas. And please, llamar a esa BSO tecno-reggaeton es pa' darte leches xD.
0 0 0 0