Crítica de Juan en Cabeza borradora

No es una película fácil ni de ver ni de seguir, no es una película para ver cuando deseas desconectar, pienso que hay que saber lo que vas a a ver y tienes que estar preparado para verlo, porque ni de lejos es una película normal.

Se podría hacer una sinopsis de la misma, pero no abarcaría ni un mínimo de los sentimientos y miedos del protagonista que se pone en la película, para tratarla y criticarla hacen falta saber y tomar en cuenta unos cuantos aspectos:

- Es el debut cinematográfico de David Lynch, rodado a través de cuatro años, Lynch la define como 'sus años en Philadelphia', así que podemos deducir que en la película hay algo biográfico.

- La atmosféra que rodea a la película en todo momento, el hecho de estar rodada en blanco y negro y el aire a pesadilla que le da, así mismo como la ausencia de decoración en las paredes, el mismo Lynch fue el decorador.

- La presencia de elementos oníricos e irreales, que sirven de hilo conductor para lo que quiere transmitir el director.

(Spoilers) La película pone en bandeja los miedos del personaje principal, Henry, al ver que su hijo es un ser monstruoso, se observa como la primera vez intenta 'aceptarlo' sin siquiera mirarlo, no quiere ver lo que ha creado, tiene miedo al compromiso, lo que pone patente al dejar claro que no le importa que su mujer lo abandone con el crío, pero Henry se siente asqueado, siente repulsión hacia su hijo, otra prueba de ello es cuando la película se mete en su cabeza, como la chica del radiador que aplasta esas especies de espermatozoides, matándolos, matando la vida.

El título de la película es una metáfora del miedo y la angustia hacia la paternidad, llevando su cabeza (destruida por su hijo) a una máquina de gomas de borrar, no quiere ver lo que ha creado, quiere borrarlo de su mente, no puede llevar una vida normal, la vecina y la chica que cantan representan el amor y las nuevas oportunidades, todo parece ir bien hasta que la vecina ve al niño en la cabeza de Henry, no puede comprometerse con él, cuando ve a Henry, también ve al niño y a todos sus miedos.

El final es sencillo, Henry finalmente se enfrenta a sus miedos, no sin dudar, solo eso le hará poder vivir una vida plena, con amor (chica que canta) y sin ataduras.

P.D: Esto no deja de ser una versión de la película mía, si alguien tiene otra visión, estaría encantado de oírla.

Responder 17 1 0 0
daniel marfull
decir que la película a sido genial, manteniendo su linea y añado que no podría haber definido mejor la película, comparto tu opinión ademas amplias algunos aspectos que no había alcanzado a comprender, me refiero a la chica del radiador, lo que dices tu tiene mucho sentido.
0 0 0 0
Juan
Me encanta Lynch y me encanta esta película, he perdido la cuenta de cuantas veces la he visto. Solo Lynch sabe lo que quiso decir.
1 0 0 0